MARANATHA COLOMBIA ©  1997-2024
(+57) 312 750 0568 | Calle 51 #56C – 25 | Medellín, Colombia

Logo Maranatha 2022

¿Por qué asistir regularmente a la iglesia?

Imagen iglesia cristiana

Como creyentes, muchas veces hemos cuestionado el hecho de asistir a la iglesia varias veces a la semana. Incluso hemos tenido ese pensamiento aparentemente correcto de que ¿para qué ir a un lugar si Dios está en todas partes? Sin embargo, la palabra de Dios nos deja muy claro la importancia de asistir regularmente a la iglesia, y a través de las escrituras, encontramos numerosas referencias que resaltan la importancia de congregarse, no solo como individuos, sino como una comunidad de creyentes. A continuación, exponemos algunas de ellas:

La comunidad como cuerpo de cristo:

En 1 Corintios 12:27 (NVI), el apóstol Pablo nos recuerda que “ustedes son el cuerpo de Cristo, y cada uno es parte de ese cuerpo”. Congregarse no solo fortalece la conexión entre los creyentes, sino que también permite que cada miembro aporte sus dones y talentos al servicio de Dios y de la comunidad.

El estímulo mutuo:

Hebreos 10:24-25 (NVI) destaca la importancia de congregarse para “estimularnos al amor y a las buenas obras”. La iglesia ofrece un entorno donde los creyentes pueden animarse mutuamente, recibir aliento espiritual y crecer en su caminar con Dios.

La enseñanza y la adoración conjunta:

Los servicios regulares de la iglesia proporcionan una plataforma para la enseñanza de la Palabra de Dios y la adoración colectiva. En Efesios 4:11-12 (NVI), se destaca que Dios dio “apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros” para el “perfeccionamiento de los santos, en función del ministerio y la edificación del cuerpo de Cristo”.

La celebración del día del Señor:

El domingo, el día de la resurrección de Jesucristo, se ha convertido en un día especial para que los creyentes se congreguen. En Apocalipsis 1:10 (NVI), Juan nos dice que estaba “en el Espíritu el día del Señor”. Este día proporciona una oportunidad única para celebrar la victoria de Cristo sobre la muerte y renovar nuestro compromiso con Él.

La oración colectiva:

En Mateo 18:20 (NVI), Jesús enseña que “donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. La oración colectiva fortalece la unidad espiritual y permite que la presencia de Cristo sea palpable en la congregación.

La invitación a una gran cena:

La invitación a congregarnos en la iglesia encuentra un paralelo poderoso en la parábola que Jesús compartió en Lucas 14:16-22. En esta narrativa, un hombre organiza una gran cena y extiende su invitación a muchos, anticipando con alegría la reunión. Sin embargo, cuando todo está listo, los invitados comienzan a excusarse, ocupados por sus asuntos personales. 

La enseñanza de Jesús en Lucas 14 nos recuerda que la invitación a la cena celestial está abierta para todos, independientemente de nuestras circunstancias. Dios nos llama a dejar de lado las excusas terrenales y a participar en la comunión, la adoración y el crecimiento espiritual que nos esperan en la iglesia.

En conclusión, la congregación regular en la iglesia es una práctica vital para el crecimiento espiritual y la edificación mutua. A través de la enseñanza de la Palabra, la adoración, la oración y la comunión, los creyentes fortalecen su relación con Dios y entre ellos, cumpliendo así con la exhortación bíblica de congregarse para crecer juntos como el cuerpo de Cristo.

Inicio Publicidad
Fin Publicidad
Scroll al inicio
¿En qué podemos servirte?

Suscríbete a nuestro canal de WhatsApp y a nuestro boletín informativo para recibir las últimas noticias y detalles sobre nuestros próximos eventos.

Al enviar este formulario, estás otorgándonos tu consentimiento para recibir información acerca de la iglesia. Revisa nuestra política de privacidad de datos.